Contacto

91 816 80 57 - Quijorna St25

91 070 22 22 - Madrid St25

91 073 80 87 - Getafe St25

91 935 20 04 - Móstoles St25

91 085 64 62 - Fuenlabrada St25

640 34 60 26 - Ibiza St25


info@studioveinticinco.com

Síguenos en Instagram

© Copyright 2022 Studio25. Todos los derechos reservados

¿Se puede reparar el pelo? La pregunta del millón

¿Se puede reparar el pelo? La pregunta del millón

El cabello ha sufrido todas las consecuencias del sol, la sal del mar y el cloro y en otoño viene el frío y nos lo seca en exceso. Entonces… 

¿Podemos hacer algo para que se repare?

Vemos muchas veces que, los anuncios de productos usan la frase: ‘repara el pelo’ o, más grave ‘regenera el cabello’. En ellos vemos que el tejido capilar es tratado como uno vivo, igual que la piel. Incluso, se ven frases donde el pelo, supuestamente, hasta respira. El pelo tiene pulmones, ya lo que faltaba.

El pelo es un tejido MUERTO

Sin anestesia. Cada pelo está formado por tres partes: médula (la parte más interna y central), córtex y cutícula (su composición es parecida a la de las uñas) pero, cada uno consta de proteínas con varios grados estructurales, lípidos y ácidos grasos, oligoelementos, agua, pigmentos y otras sustancias, en la siguiente proporción: 28% de proteínas. 2% de lípidos. 70% de agua.

Dentro de lo muerto que está, podemos diferenciar entre pelo virgen y teñido/modificado, el primero debería tener un aspecto más brillante, sano y, en definitiva, toda la fibra capilar estaría en buen estado, no tiene por qué ser así. Pero un pelo que no se ha teñido nunca ni alterado en su composición, tiene más papeletas de conservar todas sus partes más o menos intactas.

Ese agua que contiene el cabello, se protege por la cutícula. Cuando esta, que es la parte más externa, está dañada (tiene partes rotas), es cuando el pelo pierde proteínas, agua y lípidos naturalmente presentes cuando es virgen y no ha sido modificado.

Lo que ocurre cuando teñimos, decoloramos o provocamos cambios en la estructura del cabello, alteramos esa primera capa, sobre todo. Por eso se ve más seco, apagado y pajizo.

ENTONCES, ¿SE PUEDE REGENERAR?

No.

NO.

¡NO!

No puede repararse ni regenerarse por sí solo, no es un tejido vivo como la piel. No respira y tampoco habla. Actúa igual que las uñas. La única capacidad que tiene, como las mismas, es crecer. Por tanto, lo único que podemos hacer con él es aplicar tratamientos de manera externa que hagan de ‘parches’ y simulen estas proteínas y lípidos naturales que el pelo ha perdido para que su aspecto sea mejor, también para evitar que se siga deteriorando con los lavados o el roce.

Hay tratamientos de peluquería que usamos en Studio25 que hacen que el aspecto del cabello mejore, esté manejable, suave y brillante, pero siempre será porque apliquemos externamente productos que durarán más o menos, depende de lo que el cliente necesite. ¿Somos capaces de repararlo y que vuelva a estar sano como un pelo virgen otra vez? Ojalá, pero sí que hacemos bastante magia.

PERO, HIDRATARSE SÍ SE PUEDE, ¿NO?

NO.

El agua naturalmente presente en el cabello, no se puede sustituir ni añadir. Por la misma razón que la anterior: el pelo no es un tejido vivo y además, el agua no le viene bien, salvo mezclada con un champú para lavar y luego aclarar. Pero sí que se puede nutrir, es decir, añadir aceites, proteínas y siliconas, que rellenen esas roturas en las fibras. Se pueden recubrir físicamente, como una capa provisional. 

Estructuralmente el cabello estaría dañado pero visualmente sí se vería sano y evitaríamos que esa rotura vaya a más. No es una reparación real y no dura eternamente, pero sí que es una solución para melenas que estén dañadas. Es aquí donde entran los tratamientos profesionales o los productos de nutrición de uso doméstico, como toda la gama nutritiva de Studio25 o la ‘Heat Protect’, protectora, como su propio nombre indica.

 El pelo cuando está virgen es hidrofóbico y cuando está dañado es hidrofílico, repele bastante los aceites, pero atrae el agua (esto no es positivo, todo lo contrario, como su cutícula está rota, se encrespan en lugares húmedos y tienden al frizz).

Pero esto pasa al contrario con el virgen, que atrae los aceites. Por eso se dice tanto que, lo que le va bien al pelo virgen, le va mal al pelo dañado. Podemos nutrirlo, lavarlo, tener una buena rutina capilar para prevenir su rotura y protegerlo con productos en casa. Nuestro sérum en aceite es ¡la bomba!

Por ejemplo, con la mascarilla protectora…

Cuando reforzamos –esté dañado o no el cabello– entre lavado y lavado con una mascarilla protectora, lo que hacemos es añadir ese escudo de manera externa para impedir que los agentes externos sigan malogrando el pelo y sus fibras. Por eso es básico utilizar una mascarilla protectora y nutritiva. La de la línea PROTECT de Studio25 además está formulada para proteger también del calor (tanto del sol como de las herramientas).

¿Y UN PELO TEÑIDO PUEDE ESTAR SANO?

Por supuesto que sí. Será un pelo modificado estructuralmente pero, por eso, es básico el trabajo del profesional, la peluquería y su forma de trabajar, los tintes que se utilicen, los tratamientos que se empleen para minimizar la agresión capilar y también la calidad del producto que usamos en casa para lavar, nutrir y proteger (como sérums o aceites).

No quiere decir que si nos teñimos o decoloramos, el pelo automáticamente se estropee y tenga un aspecto terrible. Pero el ‘cómo’ es fundamental. Por eso mismo y para evitar dramas capilares, lo mejor es ponerse en manos de un profesional que sepa cómo hacerlo bien para mantener sana la melena).